Queso con cerveza
Explore El Maestro que lleva dentro

Maridajes

Queso con cerveza

La cerveza es una bebida perfecta para acompañar el queso. Con algunos consejos se pueden lograr unas combinaciones excelentes. Lo mejor de la cerveza es que tiene un elemento dulce natural, lo que combina estupendamente con el sabor salado y sabroso del queso.

Soy Mark Dredge y escribo sobre cerveza en varias publicaciones británicas. Trabajo para la fábrica de cerveza Camden Town y tengo un amplio conocimiento de las cervezas artesanales. Ahora estoy escribiendo un libro sobre la combinación de alimentos con cerveza y acabo de terminar un capítulo sobre el queso y la cerveza.

Existe una gran variedad de cervezas, al igual que existe una gran variedad de quesos. Algunas cervezas son pálidas y delicadas, otras oscuras y densas; las hay dulces, fuertes, amargas, ácidas, y cada una de ellas funciona con un tipo de queso distinto. Una sencilla regla consiste en que las cervezas más fuertes de mayor cuerpo tienden a combinar mejor con el queso.

El sabor es algo subjetivo, y el de cada persona es distinto. La mejor forma de encontrar buenas combinaciones es fácil y divertida: sólo hay que comprar unos cuantos tipos de quesos y abrir algunos tipos de cervezas e ir probándolos para ver qué es lo que combina bien. Siempre se encuentran sorpresas.

 
 
 

Rembrandt tiene un gran sabor, por lo que se necesita una cerveza con un impacto e intensidad similar. Se puede probar con una cerveza de dulzura caramelizada que potencie la intensidad del queso. El aroma de caramelo procede de la malta.

La clave está en la gran profundidad de la dulzura, complementada con el intenso sabor del queso.

  • Una gran elección es La Trappe Dubbel, una cerveza holandesa trapense con un toque de caramelo, fruta seca y chocolate.

Otras sugerencias alternativas son:

  • Bockbier alemana como Paulaner Salvator
  • Una IPA americana, como Odell IPA
  • Cerveza negra dulce, o una británica amarga como Fuller’s ESB
 
 
 

Vincent es un queso holandés sabroso y de sabor dulce.

Que el queso sea tan sabroso, hace que se quiera acompañar de algo dulce, como cuando se pone fruta en un surtido de quesos, y se combina la suavidad y el sabor del queso con el tipo de cerveza.

  • Elige un grano oscuro, como la cerveza negra de harina de avena Samuel Smith, con chocolate y aromas de café. La cremosidad de la avena combina muy bien con la cremosidad del queso.

Otras sugerencias alternativas son:

  • Cervezas alemanas de trigo
  • Hefeweizen como Schneider Weisse
  • Cerveza negra de avena Sam Smith
  • Pequeñas criaturas Pale Ale
 
 
 

Vermeer tiene un sabor afrutado con textura completa, al tiempo que contiene menos grasa y sal que el queso Gouda clásico.

Su dulzura afrutada es similar a los estilos modernos americanos de cerveza denominados Pale Ale e IPA.

  • Un Pal Ale americano delicado como 5 Barrel Pale Ale es una gran combinación, con dulzura caramelizada y aromas cítricos repentinos, con un toque final amargo y refrescante.

Otras sugerencias alternativas son:

  • Lagunitas IPA
  • Una buena cerveza belga Amber, como Palm o De Koninck
  • Pale Ale belga de calidad procedente de Australia
  • Dubbel belga, como Westmalle o Chimay Red
 
 
 

Queso de oveja exquisito y de gran cuerpo. Su cremosidad requiere una cerveza con cremosidad parecida, además de algún toque afrutado para mantenerlo fresco y diferenciado.

Cuando se usa trigo, se obtiene una cerveza de cuerpo más denso y sabroso.

  • Las cervezas alemanas de trigo como Weihenstephan Hefe Weissbier contienen una levadura especial que es muy afrutada y puedes encontrarte con con aromas de plátano, pera, chicle o vainilla, y en el centro un toque de dulce de azúcar. Puede parecer un postre, pero termina con un toque picante y seco, por lo que es muy equilibrada.

Otras sugerencias alternativas son:

  • La riqueza de chocolate de Anchor’s Porter
  • La sequedad picante de Saison Dupont